5 Disfraces de Halloween caseros

1 Comentario

maquillaje de zombieSiempre se ha dicho que el mejor disfraz es el que se hace uno mismo en casa y lo mismo que ocurre con el carnaval o una fiesta de disfraces, sucede en Halloween, una tradición que lleva ya unos cuantos años con nosotros y que cada vez tiene más adeptos y adeptas para disfrazarse y salir a pasárselo bien.

Como poca gente se quiere gastar dinero comprando un disfraz o alquilándolo, vamos a proponeros cinco ideas para el próximo Halloween, para que tengáis vuestro disfraz por mucho menos dinero del que pensáis.

1.- Con un corcho quemado podremos pintarnos unas ojeras escalofriantes, después con un poco de mercromina y harina mezclada podremos formar unos coágulos para pegarlos en la cara y si además usamos yodo podremos dar una aspecto más tenebroso a nuestra cara. A ello le sumamos ropa harapienta, rota y manchada de tierra o de cualquier otra cosa oscura, un zapato viejo y roto y los pelos revueltos con ayuda de espuma fijadora. ¡Nos habremos convertido en un zombi!
disfraz de fantasma2.-Con un pijama o un camisón de nuestros abuelos podremos convertirnos en una auténtica pesadilla, nos maquillaremos la cara de blanco, tendremos todo el contorno de los ojos negros gracias al corcho quemado, nos revolveremos el pelo y dejaremos la mirada perdida.
disfraz de momia3.-Unos cuantos rollos de vendas nos permitirán convertirnos en auténticas momias. Cubrir el cuerpo con estas vendas no será difícil pero tendremos que ensuciarnos las manos y las uñas con yodo y harina, para que dé aspecto de tierra y maquillarnos la cara de la peor forma posible. Después podremos vendarnos la cabeza dejando que sobresalgan algunos mechones de pelo.
disfraz de vampiro4.-Con ropa negra y una dentadura hecha con un trozo de cáscara de limón (mostrando la parte blanca) podremos convertirnos en vampiros, para ello nos maquillamos la cara con tonos muy claros para tener una mayor palidez, usamos unas cuantas gotas de mercromina en la comisura de los labios simulando sangre, pintamos ojeras con corcho quemado y una manta o tela de color negro nos servirá como capa.

5.- Finalmente, si no se desea nada de maquillaje, el más sencillo de todos es uno que nunca falla, el de fantasma. Con un trozo grande de sábana blanca ya tendremos el disfraz, pero para hacerlo más impactante podremos ensuciarla con tierra, para dar el aspecto de que ese fantasma ha vagado por muchos lugares.

1 Comment

  1. PAUL IMAZ

    10/26/2014 at 9:18

    MUY CHULOOOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Déjanos tu opinión

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *